jueves, 18 de abril de 2019

Sistemas multijuego.


 Muy buenas a todos. Hoy tras mucho tiempo, vuelvo a la carga con un artículo que llevaba ya tiempo queriendo hacer. Voy a hablaros de juegos o sistemas de juego más bien, que se usan para diferentes ambientaciones tanto fantásticas como históricas, o distópicas.

 Y no hablo de juegos como Open Combat (Un gran juego por cierto) o Chain Reacctión (del que ya hablé en el blog hace tiempo) que se crean específicamente sin una ambientación preconcebida para poder ser usados en la ambientación y el trasfondo que nosotros elijamos.

 No, en este caso me voy a centrar en tress sistemas de juego que han tenido un gran éxito y que han visto publicados muchos "módulos" o versiones de su reglamento para multitud de ambienciones.

 En primer lugar voy a hablar de Song of blades & heroes. El juego de Andrea Sfiligoi de escaramuzas fantásticas. Creado en un primer momento como juego de escaramuzas genérico, tuvo tanto éxito que no solo se sacó una versión más avanzada y completa del juego (llamada como no Advanced Song of Blades & Heroes) si no que el sistema de juego se fue adaptando a muchos otros tipos de trasfondo y escenarios.

                                 
Versiones inicial y avanzada del juego
                       

 Desde una versión para jugar Dungeon Crawlers, hasta versiones históricas para las guerras napoleónicas, o las guerras franco-indias. Incluso con escenarios publicados para estas versiones del juego (como Pequot Wars o Beaver wars para el Song of Drums & Tomahawks)
                               

A la mierda el Timoquest 584 aniversario, ya tengo Dungeon Crawler


Escaramuzas en la época napoleónica.

Mi versión favorita de este sistema de juego. Claro que me fascinación por las guerra Franco-Indias tiene mucho que ver en ello.

 La mayoría de todas estas versiones del juego, han sido publicadas por Ganesha Games. Una editorial poco conocida en España, pero que tiene auténticos juegazos (de algunos de ellos, hablaré próximamente aquí) Pero otra editorial más conocida en nuestro país, como es Osprey Publishing, ha publicado también varios juegos basados en el sistema de SOBAH dentro de su linea Osprey Wargames.



Te gusta el Scifi, pero no te gusta ni el trasfondo de 40.000, ni el de Infinity, ni el de...Pues este es tu juego. Ponle tu la ambientación futurista que más te guste. 
Batallas entre hoplitas griegos apoyados por Hércules y Ulises, contra berserkers vikingos que luchan codo con codo con Thor y Loki (o Cernnunos contra Annubis por ejemplo) ¿Puede haber un juego más friki y peliculero?


Pues si lo hay. A este juego peliculerismo precisamente no le falta. Ya que es justo en lo que se basa. Un juego sobre las pelis chinescas de Hong Kong y derivadas. Es que JODER quien puede resistirse a jugar  un escenario de Ong Bak contra la Yakuza japonesa, o de Golpe en la pequeña china manejando a los tres tormentas?
 En nuestro país estos juegos sin llegar a ser tan conocidos como los reglamentos "mainstream" (puto palabro de los modernos para decir simplemente, más populares del momento) Si han llegado a más gente que las versiones de Ganesha games al estar publicadas por una editorial que aunque extranjera igualmente, tiene más presencia de publicaciones en España.
 Además, como pasa con una gran parte de juegos de Osprey, tienen una gama de miniaturas asociadas (que no de uso obligatorio) producidas por North Star, que hace que si nos atrae la ambientación de ese juego en concreto pero no tenemos minis para ellos, podamos recurrir a una sola marca, y no andar buscando por un centenar de ellas para completar las partidas.
 Y los que he puesto aquí son solo algunos de las versiones de este juego que hay. Me consta que hay más, aunque yo no las conozco.



 El segundo juego o sistema del que quiero hablaros es del conocido como ITEN, por las siglas de su primera versión, In The Emperors Name, creado por Charles Murton y Craig Cartmell. Un juego de escaramuzas ambientado en el universo de Warhammer 40.000  que sacaron en un momento entre ediciones del juego de GW, en las que los jugadores no terminaban de decidir si la nueva versión les gustaba o no, si ya era un juego para partidas demasiado grandes etc. El juego no se publicó en libro (se podía descargar libremente) pero tuvo un exitazo enorme entre los jugadores de todo el mundo que lo cogieron con muchas ganas. Aún no había salido Kill Team, Necromunda estaba descatalogado, y el volver a poder jugar partidas entretenidas y con pocas minis era algo que un gran sector de jugadores demandaba desde hacía mucho tiempo.
 El juego tuvo tanto éxito que los creadores decidieron sacar una versión impresa. Pero claro, no podía tener que ver con el universo de GW. Así que decidieron adaptarlo a otra de sus ambientaciones favoritas, el Steampunk Victoriano. Y así nació In Her Majesty's Name


Un juegazo que también está publicado en español.


 En este caso, la situación ha sido la contraria. Osprey publishing les editó la versión original del juego y con dos expansiones (Heroes, Villanis and fiends, y  Sleeping Dragon, Rising sun) Pero las siguientes ambientaciones del juego han sido producidas por ellos mismos bajo el nombre de The Ministry of Gentlemanly warfare. A día de hoy, hay una versión para samurais Daisho, una para vikingos Blood Eagle, y una para horror gótico Gothic (que poco originales)




A pesar de haber coincidido con la explosión comercial de SAGA, la verdad es que este juego tiene muy buenas críticas, y casi siempre está agotado en todas las tiendas.

No lo tengo, pero es uno de los que están en mi lista de deseos ¿Quien va a poder resistirse a llevar a Drácula contra el hombre lobo?

Un buen sistema de escaramuzas para el Japón feudal pero que ahora mismo tiene mucha competencia en ese campo.

 Además, hace ya un mes sacaron al mercado su versión más esperada. Una versión para fantasía genérica, Thud & Blunder. Desde que sacaron In Her Majesty's Name, la gente les pedía una versión para fantasía. Prometieron hacerla aunque siempre dijeron que tardarían un tiempo por que la querían hacer bien. Y la gente durante este tiempo han ido usando las versiones de Blood Eagle y el própio In Her Majesty's Name para jugar escenarios de fantasía. Lo cual no era nada difícil por que el motor principal de estos juegos, nos permite diseñar a nuestras tropas y personajes a nuestro antojo. No tienen que por que llevar armas de pólvora ni ningún elemento moderno, y además su versión vikinga Blood Eagle ya añadía una pequeña sección para fantasía (Criaturas, milagros, magia..)

 Esta versión de su motor de juego tiene una pintaza tremenda, y es sin ninguna duda el siguiente en mi lista de pedidos.




Ale, a pintar todas esas minis de fantasía que no encajaban en ninguno de mis ejércitos. Ya tienen juego.




 El tercer y último sistema/motor de juego del que quería hablaros aquí, es el creado por Daniel Mersey, Lion Rampant.


Con este juego, empezó la fiebre de jugar a Warhammer, sin el reglamento de Warhammer.


 Con Lion Rampant (o León Rampante ya que existe edición en español publicada por HT Publishers) se puede decir que empezó la fiebre de jugar a Warhammer sin usar el reglamento de Warhammer.  El juego, diseñado para jugar partidas ambientadas en la guerra de los 100 años, las cruzadas, o la reconquista en España por ejemplo, se publicó aproximadamente cuando warhammer fantasy estaba muriendo (o lo estaban matando según se mire) La gente buscaba alternativas que no fueran AoS para sus ejércitos. Aunque muchos se decidieron por seguir jugando a octava o versiones de esta, otros por versiones de aficionados (novena, reforged,...) y otros se fueron uniendo a la corriente Oldhammer, muchos otros sobre todo fuera de España, fueron empezando a jugar partidas de warhammer pero usando los reglamentos de otros juegos. Y de todos los que había en ese momento,  Lion Rampant fue posiblemente el que más caló entre los aficionados. Era rápido, sencillo, no usaba muchas minis pero tampoco era un juego de escaramuzas, y a muchos jugadores su sistema les recordó en parte a Warmaster. Además traía al final del reglamento unas pequeñas listas de ejércitos fantásticos de no muertos y elfos. Esto hizo que los jugadores acabaran pidiendo al autor una versión de fantasía, la cual se materializó año y pico después con el nombre de Dragón Rampant (si, de nuevo poco originales)



En su defensa diremos, que el nombre aunque no demasiado original, cumplía la función de relacionarlo directamente con su juego base pero dándole el toque fantástico.

 El juego a mi personalmente me gusta mucho. Como ya hemos dicho, siendo un juego de fantasía genérica, no es un juego de escaramuzas como prácticamente la totalidad de sus competidores (al menos los que tenía en el momento de su publicación, ahora ya hay alguno más como Warlords of Erehwon, del cual ya haré una entrada en profundidad)

 Permite jugar batallas de fantasía con cualquier raza que tengamos o que imaginemos de forma rápida y sencilla, pero sin llegar a ser simple en su concepto.

 Y como el juego tenía muchos seguidores, el autor y Osprey Publishing han dedicido explotar el filón y sacar versiones de este juego para otras ambientaciones (históricas todas por ahora) Y han publicado The men who would be kings, The pikeman's lament, y Rebels & Patriots.


Un juego que se llame como una de mis pelis favoritas de Sean Connery, me tiene que gustar si o si. Además hasta ahora, era el que usaban la gente de 1898 los últimos de Filipinas para representar las partidas con su gama de miniaturas. 
Este juego tiene una gran pega. Que como perros ingleses que son los editores, y la manía que nos tienen, es increíble que en un juego ambientado en la época de las picas y el mosquete, salgan todo dios, menos los tercios españoles.


Otro que ha ido a la saca, como cualquier reglamento que tenga que ver con la ACW, la AWI o las guerras Franco-Indias (si es que lo mio es obsesión pura)



 Para aquel que lo esté pensando, no, todos los juegos que he puesto no son iguales (con su juego original, no entre los tres) Cada versión de cada uno de estos tres sistemas de juego, ha ido evolucionando y metiendo reglas y cambios para adaptar sus reglas a las ambientaciones, armas, armaduras, objetos que podemos utilizar, vehículos o criaturas que nos podemos encontrar en ese escenario de juego.

 Entonces si básicamente son el mismo juego ¿que gracia tiene? Pues precisamente que solo nos tendremos que aprender un sistema de juego y ya podremos jugar en infinidad de ambientaciones con un solo reglamento, aplicando unos pocos cambios.
 Hay quien cree que entonces con tener el original ya te vale. Y si, en principio si, pero para los precios que tienen estos reglamentos (el más caro ronda los 30 euros, y el resto anda en torno a los 14/15) merece mucho la pena tener ya el trabajo hecho si nos gustan las ambientaciones que plantean, y poder jugar a casi cualquier época histórica y con cualquier gama de minis sin necesidad de aprender un nuevo reglamento.

 Si alguno de vosotros ha probado alguno de estos, que me cuente su experiencia a ver que le parecen. 

 Un saludo a todos.









domingo, 31 de marzo de 2019

Arreglados los problemas, y vuelta a la carga.



 Muy buenas a todos. Una vez más intento volver a poner en marcha el blog (si, por enésima vez) Tras el último intento y comos ya os anuncié, tenía problemas con Blogger y no podía ni publicar entradas, o tan siquiera poner respuestas en los blogs usando el Chrome , Mozzilla, o Firefox como navegador. Lo que me obligaba a hacerlo con Explorer o Edge, lo que era un latazo pues no están muy bien configurados con Blogger, y me obligaba a repasar las entradas una y otra vez para cuadrar las fotos, arreglar fallos en el texto etc. Y eso unido a la falta de tiempo y a una serie de cambios importantes en mi vida friki, hicieron que de nuevo dejara de lado el blog durante un tiempo.

 Pues bien, hace poco recibí un mensaje de G+ avisando de cambios en las cuentas y sincronizaciones de los productos de Google (incluido Blogger) Y tras probar a poner unos mensajes de prueba.. ¡¡Sorpresa!! Vuelve a funcionar Chrome con Blogger. Al menos sorpresa para mi, ya se que a la mayoría de usuarios no les había dado ningún problema.
 Así que ahora que ya no es un suplicio redactar y subir cada entrada, y que esos cambios frikis están ya bien establecidos y en calma, creo que es hora de volver a retomar el blog, y enseñaros todos esos proyectos y desvaríos frikis que tanto nos gustan.

 En breve, subiré una entrada sobre el principal cambio en mi vida friki, el nuevo Club Antebellum al que ahora pertenezco.

 Un saludo y estar atentos al blog.

sábado, 8 de septiembre de 2018

Proyectos para seguir conectado/desconectar, o juegos refugio.




 Todos tenemos épocas más o menos activas en el hobby. Algunas veces por que el transcurrir de la vida real nos impide dedicarle más tiempo a nuestra afición (te tienes que trasladar a otra ciudad a trabajar, en tu nuevo piso no tienes espacio,...) y otras simplemente por que estamos desganados, nuestro grupo de juego se ha disuelto o disgregado, o por otras mil causas posibles.

 Tras más de 30 años (tres cuartas partes de mi vida) dedicadas a las miniaturas, los wargames y este mundillo en general, tengo bastante experiencia en esto como para saber que estas situaciones son inevitables. Un "parón" de este tipo que se alargue demasiado, puede llevar al abandono completo del hobby a muchas personas, sobre todo si no era para ellos una auténtica obsesión como es mi caso (en todo este tiempo, he visto a muchos aficionados ir alejándose por el trabajo, la pareja, etc, y no volver nunca)



Resultado de imagen de hasta siempre
Esquela del último camarada que se casó y nos dijo, bueno ahora jugaré menos pero tranquilos, que seguiremos quedando.


  Pero esto, puede subsanarse en gran medida simplemente cambiando nuestros objetivos durante ese tiempo. Por ejemplo, puede que nos hayamos tenido que trasladar a otra ciudad, nuestros ejércitos de miniaturas los tengamos en nuestra localidad natal (en casa de los padres por ejemplo) y llevarlos a nuestra nueva residencia nos supone demasiado esfuerzo sobre todo si no tenemos vistas a poder utilizarlos, o por que el traslado es en principio temporal.
Resultado de imagen de ejército enorme de warhammer
A ver, me voy a otra ciudad, echaré en la maleta 3 camisas, 3 pantalones, unos calcetines, y 6 containers industriales para mis 5 millones de ejércitos. Todo perfecto.



 En estos casos, tenemos que cambiar el chip, y en vez de dedicarnos a jugar, podemos aprovechar para ir pintando todas esas minis que tenemos por casa esperando su turno. Puede que no podamos llevarnos nuestro ejército de 3587 goblins a nuestra nueva casa, pero seguro que si un pequeño maletín con pinturas, pinceles y unas cuantas minis ¿Un equipo de blood bowl por ejemplo?
 No será lo mismo que estar jugando varias veces en semana, pero nos mantendrá conectados con nuestro hobby. Y que leches, estaremos pintando unas cuantas de esas minis que todos tenemos en gris plomo/plástico por casa a montones.
 También es una buena ocasión para abarcar esos pequeños proyectos de escenografía a pequeña escala, que no son tan atractivos como hacer un mega castillo, pero que son tan o más necesarios para nuestras mesas de juego. Pequeños bosques, unas ruinas, agrupaciones de rocas... etc. Es algo que siempre vamos dejando de lado en favor de montar otros elementos más grandes y llamativos, y que en la mayoría de los casos dejamos siempre a medias (tengo estanterías llenas de grandísimos proyectos, que nunca llegaron a ver más allá de los primeros bocetos y montaje general)

 Estos casos serían en los que utilizaríamos estos pequeños proyectos de pintura, escenografía, etc, para mantenernos conectados a nuestra afición, cuando la vida real nos intenta alejar de ella. Pero también se puede dar el caso contrario. Que seamos nosotros los que deseamos alejarnos por un tiempo del mundillo. Ya sea por que se ha acabado quemado del ambiente de los torneos a los que iba, por que en tu grupo de juego han empezado a jugar a reglamentos que a ti no te gustan etc. Como en el caso anterior, hay mil motivos que pueden llevarte a esto. Y del mismo modo también, si ese alejamiento es muy prolongado, puede terminar por alejarnos del hobby definitivamente.
 Pero no hay por que dejarlo de raíz para "desconectar". Simplemente hay que hacer algunos cambios.



Resultado de imagen de etc warhammer
"Que si, que le regla tal de tal página dice que lo puedo hacer así, y en ningún sitio dice que no pueda hacer esto otro....
-Hasta la mismísima p.... me tenéis todos"



 Para esto, es para los que yo tengo lo que denomino "juegos refugio" Juegos en los que me vuelco cuando tengo una etapa en la que ya no tengo ganas de jugar a lo de siempre,  o simplemente no te gusta el ambiente actual donde juegas. Lo que hago es dedicarme a volver a pintar minis de otros sistemas. En mi caso, estos juegos refugio suelen ser sobre todo históricos (Impetus, Musquets &;Tomahawks, WAB...) Me permiten seguir en mi hobby, sin tener que prestar atención a los motivos por los que haya acabado desganado. Me centro en acabar proyectos de pintura o escenografía para esos juegos (aunque no tenga visos de jugar a ellos en muuuucho tiempo)

Resultado de imagen de Musquets & Tomahawks
Mi querido M&T. Juegazo donde los haya.




 Otra manera de "desconectar", es reducir el número de gente con la que juegas, a unas pocas que ven el juego de una forma absolutamente idéntica a la tuya, o incluso cambiar el lugar donde juegas.

 Puede parecer una tontería, pero cuando en un grupo de juego hay una mayoría que ve las cosas de una manera, y uno o dos de otra, el resultado suele ser que los que están en minoría acaban cediendo
 al punto de vista mayoritario. Que aunque de primeras es lo lógico, no es precisamente algo sano para esos jugadores. Al menos no hacerlo siempre.
 Tened en cuenta, que esto es un hobby, algo a lo que le dedicamos nuestro tiempo para disfrutar.  Si por el hecho de jugar con más gente, renuncias a los aspectos que te gustan de verdad de este hobby, no obtendrás la satisfacción que se supone esperar obtener de ello, y por tanto a la larga te acabará hastiando.
 Un ejemplo. A mi por ejemplo, la edición y el aspecto de las miniaturas, es algo que me importa muchísimo. Si estoy jugando a 4 de fantasy con esos goblins de gran Kev Adams, y tu me juegas con pieles verdes de otras ediciones posteriores, o de otras marcas, con una escala mucho más grande, y una estética distinta, me sacas de la ambientación que yo busco, y por tanto no la disfruto.
 No me extenderé más en este punto, ya que el tema de la estética de las partidas da para mucho, y haré posiblemente una entrada sobre ella. Solo diré para terminar en este punto, que como he dicho mil veces, el mismo derecho tiene un jugador a usar las miniaturas y edición de un juego que a él le gusten, como derecho tienen el resto de los jugadores a decidir si quieren jugar con él.

 Por eso, creo que es bueno a veces distanciarse un poco y reducir tu número de contrincantes a aquellos que les gusta exactamente lo mismo que a ti. Cuando el nivel de satisfacción alcanzado, te haga sentir mejor, siempre puedes volver a unirte a un grupo más grande.


 Y vosotros ¿Qué opináis al respecto? ¿Os habéis sentido alguna vez así? ¿Os ha pasado algo similar?
 Ya nos contaréis. Un saludo a todos.









viernes, 31 de agosto de 2018

Intentando retomar el blog (Again)


 Muy buenas a todos tras otro parón en el blog. Me sentía en la obligación de disculparme por incumplir de nuevo mi promesa de retomarlo, pero de nuevo las circunstancias del mundo real se han impuesto a mis caprichos, que le vamos a hacer.

 Esta vez el parón ha estado causado por unos tiempos revueltos por así decirlo en mi asociación, que han acabado conmigo dejando el cargo y con un cambio de local a uno más grande para poder satisfacer en la medida de los posible las necesidades de todos los grupos que lo conforman.
 Aunque era algo que ya me había planteado muchas veces (llevo 22 años en Ludere, y los últimos 12 al cargo de la misma) lamentablemente han sido algunos problemas y enfrentamientos con socios, los que han propiciado que finalmente haya tomado la decisión de dejar el cargo (bueno, los cargos, por que en los últimos años yo era presidente, tesorero, secretario..) y casi hasta dejar la asociación.
 Pero me encontré con que al decir yo de dejarlo, un montón de socios dijeron que entonces ellos también. Y no era plan dejar en la estacada más absoluta, al club al que he dedicado la mitad de mi vida (que dicho así me hace pensar en lo viejo que soy ya jejeje)

 Como podréis entendar, han sido unos meses bastante convulsos, entre discusiones, propuestas de escisión del grupo de wargames para formar otra asociación o club aparte, negociaciones con la actual directiva para que nos quedáramos, búsqueda de nuevo local etc, y que han absorbido el poco tiempo libre que me quedaba. Ya que además en Julio teníamos las ExMundis (jornadas de juegos de rol, estrategia y simulación de la provincia de Almería) con las que llevamos ya 18 años, y empecé también con una sección de radio en Onda Cero Almería, dedicada a los juegos de mesa, wargames, etc. Indalos & Mazmorras
 (Por si alguno la queréis escuchar, se emite los viernes dentro del programa Almería en la Onda 12;30 a 14:00, Onda Cero Almería. Y en el enlace tenéis nuestra página de Facebook, y enlaces a los audios subidos a Ivoox)

 Con todo esto, una vez más he vuelto a tener bastante abandonado del blog, e incluso mientras escribo esta entrada, no se si voy a tener demasiado tiempo para poder mantener una periodicidad en las siguientes más o menos fija. Aunque espero que para Octubre como mucho ya lo tenga todo más o menos atado, y pueda seguir con el de una manera más relajada, pero más constante.

 Aunque no pueda subir entradas al ritmo que lo hacía en su día, espero que al menos las que suba sean de vuestro agrado.  Un saludo a todos, y este mismo fin de semana, intentaré dejar subida la primera de esta nueva etapa (que esto no puede considerarse una entrada)






sábado, 9 de junio de 2018

La Ciudad de los condenados.



 Mordheim, la ciudad de los condenados. La ciudad donde la ira de Sigmar golpeó la tierra. La ciudad maldita. Un lugar donde bestias mutantes, ratas del tamaño de hombres adultos, y mercenarios de todos los rincones del imperio acuden en busca de riquezas y poder. Poder en forma de piedra bruja. Los restos del cometa de dos colas que arrasó la antigua urbe hasta sus cimientos.

¿Qué mejor lugar para jugar una campaña?


 Pues eso han debido de pensar varios de mis compañeros de asociación, y se están currando una mesa impresionante y pintando sus bandas. No paran de intentar convencerme para que mis cazadores de brujas se unan a la campaña, pero he de admitir que Mordheim no es uno de mis juegos preferidos. Su ambientación me gusta mucho, pero su sistema de juego no tanto. Para mi es muy inferior al de Necromunda. Y eso que mis compañeros le han hecho bastantes modificaciones caseras al reglamento para que sea más parecido al de las ciudades colmena de sinietro universo del 40.000

 Pero bueno sin más, paso a enseñaros la mesa que están montando, que aunque aún no está terminada, luce ya espectacular.



Una vista general para poder apreciar el aspecto en conjunto.




El sistema modular, permite muchas configuraciones diferentes para la mesa

En ninguna mesa de Mordheim que se precie, puede faltar un cementerio con sus mausoleos.



Aquí, también hay drama en las pasarelas.

Muy saludable no parece esa corriente de agua proveniente de las cloacas de la antigua ciudad

Corre que te pincho la espalda. Que no se por qué, pero algo me dice que estar parado en una pasarela, no es bueno para la salud.

Nadie cruza mi puente, escoria de Mariemburgo

¡¡Sigmar bentido, que solazo que hace hoy!! A no, que es el flash de la cámara




 Como veis, se están trabajando una mesa espectacular. A la que aún le queda añadir otro tablero de 60x120cm para partidas más grandes, otros módulos de altura, y un buen montón más de edificios en ruinas. Si siguen preparando una mesa tan espectacular, al final casi que me van a obligar a que mis Predicadores de la Luz  se unan a la campaña, y purguen la ciudad maldita de esos sucios zarrapastrosos a los que ellos llaman bandas.

 Por si acaso, habrá que darles una puesta a punto para que estén preparados si la ocasión lo requiere.
 Abraham Von Evilstein y sus hombres, están siempre prestos a impartir la palabra de Sigmar a sangre y fuego.


¿Quién quiere sentir la purificación de Sigmar en sus carnes?


 Espero que os haya gustado la entrada, y ya me diréis si queréis ver más entradas de Mordheim o cualquier otro juego. Antiguo por supuesto. Por que ya sabéis que aquí:
-Pedir entradas sobre juegos nuevos, golpe de vara.
-Pedir entradas de pintura de miniaturas nuevas, golpe de vara.
-Recomendar probar juegos nuevos de GW, ESO SI QUE ES GOLPE DE VARA


 Jejejeje, un saludo a todos y nos vemos leyendo.





domingo, 6 de mayo de 2018

Decrepitus suburbana II



 Tras otro parón, como viene siendo habitual en mi últimamente, os traigo la segunda parte de la escenografía que había pintado para la campaña de Necromunda. Se me hace un poco raro subirla, por que la campaña está bastante parada desde hace tiempo, o más bien parada del todo (trabajos, estudios, etc, han hecho que la mayoría de jugadores no completara sus partidas)

 De hecho, un par de socios de los que jugaban la campaña, se están currando una mesa impresionante de Mordheim, para una campaña que quieren empezar, y en la que uno de los requisitos, es que están todas las miniaturas pintadas para poder participar (y quieren que la mesa esté acorde con las bandas que participen) Ya os traeré por aquí fotos de la mesa, y de las bandas.

 No obstante, como lo prometido es deuda, y por que al fin y al cabo, puedo seguir jugando partidas sueltas, simplemente por que me mola Necromunda más que ningún otro juego, os seguiré enseñando la escenografía que construí para el juego.

 La primera es una sección de conductos de residuos (o eso creo por los verdosos restos brillantes y viscosos que aún gotean por parte de la estructura) La misma debería de ser una forma de evacuación de alguna de las fábricas que hubiera en la cúpula donde se encontrara, pero que algún accidente o explosión provocada destruyó, dejando solo parte de ella.


Tuberías de pvc, cartón pluma, y un trozo de rejilla metálica, son los principales componentes de este elemento.




Los restos que aún gotean de la cañería, no parece que sean muy saludables.

 
 El siguiente representa algún centro de control o procesamiento de la zona industrial. Los materiales para fabricarlo, son en su mayoría restos. Una caja de cápsulas de Ariel, un tapón de leche, unos palos de plástico de remover los cafés de llevar, un trozo de rejilla de plástico.... Y para que siguiera teniendo una apariencia acorde con el universo Workshop de Necro y 40.000, algunas piezas sueltas como compuertas y aspilleras de un rhino, y un escarabajo necrón.


Si, he usado un escarabajo necrón como sensor de movimiento que abre la puerta. O quizás es un escarabajo necrón de verdad, y está esperando que alguna forma de vida incauta se acerque lo suficiente, quien sabe.

Cualquier resto que encontremos por casa, se puede convertir en escenografía.
  
  Y por último, otro edificio. Este ha sido confeccionado con mamparas de necro, y trozos de una bandeja de plástico para la fruta. No tiene más. Luego el pintado hace el resto. A pesar de que me gustan hacer elementos de escenografía desde cero usando todo el material reciclado posible. De vez en cuando también me gusta incluir elementos totalmente reconocibles como de Necromunda. Y como tenía algunas mamparas de sobra, decidir hacer este.
 Ofrece una buena base y coberturas tanto en la planta baja como en su primera planta, y una segunda planta que está a la misma altura que alguna de los otros elementos que he construido, para conectarlos mediante pasarelas.



Es que es ver esas mamparas, y gritar a voces NECROMUNDAAA

Un bote de Agrax se me ha ido en este cacharro jajajaja.

 Por ahora es todo amigos. Os iré enseñando más elementos en las próximas semanas, y algunos que estoy pintando para Punkapocalyptik junto con una mesa exprofeso para ese juego. Ya que en las ExMundis (las jornadas de rol, wargames y juegos de mesa que celebra nuestra asociación desde hace 18 años) que se celebrarán en Julio, y del que haré un buen reportaje aquí, hemos acordado con Bad Roll Games y la gente que les distribuye el juego (Anyma Distribuciones) hacer partidas de demostración del juego. Y ya sabéis lo que opino de hacer demostraciones de algo sin que esté todo pintado. Además, por supuesto, cuando mis compis terminen la mesa de Mordheim, también os la enseñaré aquí, junto con las bandas participantes.

 Un saludo, y nos seguimos leyendo.







viernes, 6 de abril de 2018

¿Está GW volviendo a una época dorada?

Este comentario lo llevo leyendo por los distintos foros, páginas web, grupos de Facebook etc especializados en wargames de miniaturas desde hace varios meses. Muchos "entendidos" aseguran que si, que GW parece que empieza a hacer caso a los clientes y está retomando los juegos de especialista, y vuelve a parecerse a la empresa que era en sus mejores tiempos.


Según dicen algunos, este es un juegazo. Me alegro por ellos, que lo disfruten con salud.



 Para empezar, el hecho de que alguien llame a juegos como Blood Bowl, Space Hulk o Necromunda, "Juegos de especialista" ya es sinónimo de que lleva en este mundillo cuatro días como aquel que dice. Es prueba inequívoca de que esa persona empezó en esto cuando GW ya solo tenía dos líneas principales (sin contar la franquicia de ESDLA) y a todo lo demás, empezaba a darle carpetazo, o dejarlo como algo totalmente minoritario en una esquinita de su web, y a lo que ya no se le sacaban novedades, pasando a estar disponible solo lo que les quedaba en stock. O lo que es lo mismo, finales de los 90 (98,99) e inicios del siglo 21.
 El otro punto a tener en cuenta, es qué se considera la época dorada de GW. Para aquellos que empezaron en esto en pleno Boom de Warahammer, consideran que fue la época de 6ª edición de Fantasy. Sencillamente por que era cuando el hobby GW se había extendido más  en todo el mundo, y casi cualquier conocido jugaba o había jugado a Warhammer, o tenía amigos que jugaban. Los torneos brotaban como las malas hierbas en cualquier localidad por pequeña que fuera (recuerdo haber tenido 3 torneos en el mismo mes en una provincia como Almería, que no es precisamente lo que podemos llamar una provincia importante con mucha población) Era muy fácil encontrar rivales, ir a torneos, o sencillamente jugar en alguna tienda por que hasta en ciudades pequeñas, encontrabas tiendas (si no de GW, puntos de venta independientes, que los llamaban) con mesas de juego.
 Pero incluso con todo eso, el periodo que va del 2000 hasta la muerte de Warhammer como tal en 8ª edición dista mucho de ser la época dorada de GW.

                

Antes de que los milenials llamaran a esto, juegos de especialista, ya había un universo infinito de reglamentos fascinantes en GW.

 Esta época dorada, tal y como la nombran los propios miembros de GW (diseñadores de juegos, ilustradores, escultores y pintores de miniaturas...) es la comprendida entre mediados de los 80 y principios de los 90. Unos años en los que GW, a pesar de tener a Fantasy, y 40.000 como sus Buques insignia por llamarlos de alguna manera, tenía muchísimos más juegos de todo tipo. Desde juegos de mesa como The Fury of Drácula, Curse of the Mummys Tomb, o Blood Royale, a juegos de cartas (las Combat Cards), pasando por otros juegos de batallas como Space Marine, Mano'war, Titan Legions, e incluso juegos para niños pequeños como su gama de Troll Games. Juegos tanto de los universos de fantasy y 40.000, como de otros totalmente distintos como Dark Future, Rogue Trooper o Juez Dredd. Era difícil que no encontraras entre el extensísimo catálogo de GW, algún juego que te gustara. Esa era la verdadera época dorada de GW.





Para que narices vas a enfrentar a tus marines espaciales contra unos orcos, cuando simplemente puedes liarte a manporros entre titanes y gargantes.


Un juego que hoy en día, no sería nada nada políticamente correcto.

Un juego sencillo, pero muy entretenido, y sobre todo que te permite disfrutar del placer de exterminar eldars

Juegazo donde los haya. Tengo pendiendo organizar una partida en nuestra asociación para gente que nunca ha conocido juegos como estos.
 

 Hay quien opina que los juegos de esa época eran malos. Normalmente por que su único factor para juzgar si un juego es bueno o no es, lo "equilibrado" que está. Vamos, que si es un juego que puede jugarse competitivamente es bueno y si no, es que es muy malo. Pues si, si esperáis juzgar un juego de GW de esa época por ese rasero, ni os molestéis, os parecerán todos malísimos.


 También hay quien basa su afirmación de que GW está en una nueva época dorada en la calidad de sus miniaturas actuales. Este punto es algo indudable (aunque con casi 40 años de experiencia a sus espaldas es normal que cada vez las minis les salgan mejor ¿no?) La calidad de las minis de GW en los últimos tiempos es excepcional.  Otra cosa es que te gusten o no que ahí ya no me meto. A mi personalmente la mayoría no me gusta, al igual que sus sistemas de juego.

 "Pero el que GW esté reeditando sus viejos juegos es algo bueno ¿no?"  Pues hombre, así dicho a bote pronto, si. Pero el caso es que volvemos a lo de antes ¿Es bueno para quien? Para el jugador nuevo que no ha conocido los originales si. Para el que los conoció y no le gustaban como eran, puede que también. Para el que le gustaban los juegos de GW tal y como eran en su día, ni por asomo.


Entre esto....

Y esto. Me quedo con la primera imagen sin dudarlo. Por buenas que sean las miniaturas actuales.


 "Los nuevos reglamentos de GW son mejores que los antiguos"  UN MOJÓN COMO UNA MONTAÑA DE GRANDE.  De mejores no tienen absolutamente nada. Son distintos, sin más.
 Actualizados a los gustos y parámetros que rigen a los jóvenes de hoy. O sea, más sencillos y simplificados que sus antecesores. En un mundo donde los chavales viven rodeados de móviles, tablets, consolas, cuyo principal beneficio para su disfrute es la inmediatez, los juegos de mesa, de miniaturas y cualquier otro que quiera intentar competir con ellos ha de optar por la sencillez y a ser posible con componentes (en este caso las miniaturas) que requieran cada vez el menor trabajo posible para estar listas. Si no, los chavales pasan de ellos.
 Pero esto no hace que sean mejores que sus predecesores. Simplemente son otra cosa, y te pueden gustar más o menos, pero no los hace mejores. Depende de lo que esperes obtener de un juego te gustarán unos u otros.



Este juego tiene un nivel de complejidad brutal comparado con su "sucesor" al menos en espíritu, Dreadfleet. Y es cien mil veces mejor juego que este. NO siempre más sencillo es mejor.
   

Warhammer fantasy 3ª edición. La mejor de las versiones de este juego para todos los verdaderos Oldhammers. Con un nivel de complejidad que hoy en día a los jugadores de AoS les resultaría totalmente abusrdo.
       
 Como política de empresa, es normal y la entiendo perfectamente. Adaptarse o morir que se llama. Pero eso es desde el punto de vista de la empresa. Desde el mío como jugador veterano, me parecen en el mejor de los casos un despropósito.
 Salvo por cosas puntuales, a mi y a la mayoría de mi generación GW nos ha perdido como clientes (unos clientes que por cierto, salían muy rentables) Y no por que por la edad hayamos dejado de comprar miniaturas o juegos, si no por que ya no compramos los suyos.


 Por eso, cuando leo o escucho eso de que GW está volviendo a una época dorada, mi pregunta es ¿una época dorada para quien? Para las nuevas generaciones si. Para los veteranos (veteranos de verdad, no aquellos que empezaron hace apenas 16 o 17 años) no lo es en absoluto. Pero es que además es algo que GW no podrá recuperar aunque quiera. El mundo ha cambiado, y hoy en día la oferta de ocio contra la que competir es tan amplia, que una multinacional como ellos, para poder seguir siendo lo que son han de centrarse en un público más joven y por tanto adaptarse a sus gustos.
 No hay más.

 Como coleccionista, me compro aún algunas de las minis que sacan (las cuales dudo que alguna vez lleguen a salir de sus cajas) Pero ya no me interesan para nada sus juegos. Ni siquiera aquellos que son reediciones de algunos clásicos suyos. ¿Para qué? Si ya tengo los originales y los puedo seguir jugando igual que los jugaba en su día.

 En definitiva, Games Workshop hay que reconocer que está intentando enmendar viejos errores de un pasado reciente, y congraciarse con la afición dentro de lo posible y lo que le marca el mercado. Sus miniaturas tienen una calidad excelente y si te gusta su estética actual, es una de las mejores marcas que vas a encontrar en el mercado.  Si los reglamentos sencillos y sin florituras te gustan, disfrutarás con sus juegos. Pero no intentéis convencernos a los que llevamos toda la vida en esto de que la época dorada ha vuelto.

 Un saludo a todos, y a los que tengáis la oportunidad de probar alguno de estos juegos antiguos de GW, y seáis capaces de hacerlo con una visión no competitiva, hacedlo. Lo mismo descubrís que no hace falta que un juego tenga unas facciones con las mismas posibilidades de ganar para pasárselo bien.